Cómo hacer sales de baño en casa

Relajarte de un día duro con un baño de sales es una experiencia única, que ahora podrás hacer siempre que quieras, ya que vamos a enseñarte a fabricar tus propias sales de baño caseras.
Cómo hacer sales de baño en Recicla Inventa
Productos naturales, un poco de experimentación y mucha imaginación es todo lo que necesitas para hacer sales de baño en casa.


Si te gusta darte un baño relajante con sales de baño, hoy te ofrecemos la oportunidad de hacer tú misma las sales, para que puedas elegir los aromas que más te gustan y tener el placer de hacer tus propios productos naturales en casa.

Con ingredientes sencillos, fáciles de conseguir y económicos, con una receta muy fácil de hacer y con un poco de creatividad, podrás hacer las sales de baño perfectas para relajarte y disfrutar de un baño aromático.

Además, las sales de baño caseras son el regalo perfecto. Busca un bote de cristal de colores o decorado, llénalo de sales de baño hechas por ti, ponle una bonita etiqueta y un gran lazo y sorprende a los que más quieres con productos para su cuidado y bienestar.
Cómo hacer sales de baño en Recicla Inventa

Vamos allá.

Necesitas:
Sal de Epsom (la puedes comprar en farmacias, droguerías, herbolarios, algunos supermercados, distribuidores de productos químicos... También están disponibles en internet. Puedes comprarlas aquí a un buen precio)
Sal marina gruesa
Aceites esenciales de tus aromas favoritos
Colorantes alimenticios, si quieres sales de colores
Papel encerado y una bandeja
Un tarro de cristal con tapa


Cómo hacer sales de baño en Recicla Inventa

Vierte en el tarro de cristal la misma cantidad de sales de Epson y de sal marina gruesa.

Añade unas gotas del colorante alimenticio que quieras utilizar. Cierra el tarro de cristal y agita las sales para que tomen el color y se tiñan.
El colorante tienes que añadirlo poco a poco, para que la sal no se disuelva.
Si quieres darle más color, abre el tarro de cristal y añade algo más de colorante. Vuelve a agitar con fuerza para que las sales se tiñan de manera uniforme.

A continuación añade unas gotas del aceite esencial que más te guste. Cierra el tarro y vuelve a agitar durante unos minutos para que las sales se impregnen del aroma. Si te gustan con mucho aroma, vuelve a poner unas gotas de esencia y agita de nuevo.

Cuando la mezcla esté lista, coloca papel encerado sobre una bandeja y extiende las sales, para que se sequen sin hacerse grumos.

Déjalas durante una o dos horas, el tiempo que necesiten para estar secas. 
Y ya están listas. Ahora las puedes guardar en un tarro y utilizarlas para tus baños relajantes.

Cómo regalar sales de baño

Si has pensado que las sales de baño naturales son el mejor regalo para tus amistades y familia, tendrás que utilizar tu creatividad para empaquetar las sales de una forma original.

Puedes utilizar:
Tarros de cristal
Tarros de barro
Tarros de cerámica
Tarros de madera
Copas
Botellas con la boca ancha
Bolsas de papel celofán

Lo importante es que el recipiente dónde coloques las sales se pueda cerrar, para que no pierdan su aroma.

Recicla viejos y elegantes tarros que tengas por casa y dale un nuevo uso. Seguro que encuentras recipientes que puedes transformar en originales tarros para sales de baño.

Si el tarro o botella es transparente, puedes hacer sales de baño con colorantes y sales sin colorante y hacer un juego de dos colores a la hora de empaquetarlas, poniendo capas de sales con color y sin color.

Cómo hacer sales de baño en Recicla Inventa

También puedes incluir una pequeña cuchara de madera o de cerámica, una concha, una cucharilla de plata, algo que sirva para medir la cantidad de sal que se pone en el baño.

Y por supuesto que puedes añadir en tus sales de baño para regalar unas flores, una ramita de hierbas aromáticas, una etiqueta con instrucciones...

Instrucciones para disfrutar de un baño caliente con sales

Espolvorea unas cucharadas de tus sales de baño mientras se llena la bañera con agua caliente.
Mueve el agua para que los cristales de sal se diluyan completamente.
Pon música tranquila de fondo, enciende unas velas.
Sumérgete en la bañera y disfruta de un baño relajante.


Cuando salgas del baño recuerda hidratar tu piel. La sal puede resecarla.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada